La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha confirmado que en la estación Zaragoza-Aeropuerto se ha batido este domingo el récord histórico de días en un año en los que las temperaturas superan los 40ºC, llegando a los 40,5ºC a las 18.00 horas. Es el octavo día en este año que la capital supera esta cifra.

El dato se ha alcanzado después de que el pasado lunes se igualara la anotación de 2019, año en el que esta estación meteorológica registró siete días a lo largo del año con temperaturas por encima de los 40ºC.

Además, el calor extremo de este mes de julio está incidiendo de forma directa en la gestión sanitaria y forestal en la comunidad aragonesa. La previsión apunta a que la situación excepcional se mantendrá en las próximas semanas, tras haberse sobrepasado en la comunidad durante este fin de semana una marca relacionada con el calor.

Desde 1950, año en el que comienza la serie histórica en la estación de referencia de la capital aragonesa, solo en 22 años se ha alcanzado esa temperatura y en la mayoría de los casos fue en una única ocasión. Los años más calurosos hasta el momento han sido 2019, con siete jornadas anuales por encima de los 40º, y 2012 con seis.

La temperatura más alta registrada estos días en los aparatos de medición instalados en Zaragoza-Aeropuerto ha sido de 41,9ºC, el pasado domingo.

Ese mismo día, los termómetros de la estación de Zaragoza-Valdespartera alcanzaban 43 ºC, pero esta última cuenta sólo con 12 años de existencia, una serie demasiado corta por lo que no es referente climatológico de comparación con la serie actual 1981-2010 ni lo será tampoco con la siguiente 1991-2020. La máxima histórica del aeropuerto se registró el 7 de julio de 2015 con 44,5ºC.

Medidas de prevención

En este contexto de altas temperaturas y elevado riesgo de incendios, la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, ha repetido su llamamiento a la ciudadanía, pidiendo «extremar la precaución y seguir las recomendaciones que nos trasladan los expertos».

Con temperaturas por encima de los 40º cualquier actividad al aire libre entraña un riesgo, por lo que se insiste en realizar, tanto las actividades industriales y agrarias como las de ocio, con el máximo sentido común para evitar poner en riesgo el medio ambiente.

Asimismo, desde el Ministerio de Sanidad se ha difundido un catálogo, bajo el lema ‘Disfruta este verano con salud’. Las medidas que se proponen son las siguientes: Beber agua y líquidos con frecuencia, aunque no se sienta sed y con independencia de la actividad física que se realice; evitar las bebidas con cafeína, alcohol o muy azucaradas, ya que pueden favorecer la deshidratación; aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, conviene prestar especial atención a bebes y niños pequeños, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación, como las patologías cardiacas.

También permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse cuando sea necesario; procurar reducir la actividad física y evitar realizar deportes al aire libre en las horas más calurosas –de 12.00 a 17.00 horas–; usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar.

Igualmente, no se recomienda dejar a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado –especialmente a niños, ancianos o enfermos crónicos–; y consultar al médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.