Zaragoza duplica las ayudas para la emancipación de los jóvenes hasta los 740.000 euros

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado la convocatoria de las subvenciones a la emancipación joven para el año 2021. La concejal de Juventud e Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza, María Antoñanzas, ha advertido que los jóvenes han sido uno de los colectivos más afectados por la pandemia, y por ello, el Gobierno PP-Cs, «firmemente comprometido con la juventud de la ciudad», quiere intentar paliar esta situación y ayudarlos en su emancipación.

Para esta actuación se ha destinado un presupuesto de 740.000 euros, una cantidad que duplica la del año anterior cuando se destinaron 350.000 euros para llegar a 270 personas. Este aumento, garantizará que un mayor número de jóvenes se beneficien de las ayudas para pagar el alquiler de su vivienda.

Además, tal y como ha comentado Antoñanzas, se han incorporado algunas novedades para facilitar la tramitación y el acceso a esta convocatoria como la ampliación del periodo de solicitud hasta el 5 de noviembre desde su publicación el Boletín Oficial de la Provincia, que se hará esta misma semana.

También se ha ampliado la horquilla de ingresos mensuales que deben justificar para acceder a la ayuda, fijándose entre 451,92 euros –0,8 el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples– a 1.412,25 euros –-2,5 veces el IMPREM–.

Los jóvenes que las soliciten tienen que tener entre 18 y 30 años, no poseer una vivienda en propiedad y tener un contrato de alquiler. Otra de las novedades importantes tiene que ver con la cuantía económica de la ayuda, que será de tres tipos diferentes, en función de los ingresos.

Se ha introducido una ayuda de 2.000 euros para el tramo de ingresos más bajo –entre los 451,92 euros y los 847,35 euros–. Para el tramo medio de ingresos, la ayuda es de 1.500 euros, mientras que para quienes justifiquen un salario mayor será de 1.000 euros, en un único pago.

La mayoría de los 270 beneficiados en la convocatoria de 2020, fueron mujeres –180 frente a 94 hombres–. Del total, 192 comparten piso frente a los 78 que viven solos. Además, 230 son de nacionalidad española y 40, extranjeros.