imagen de la nueva calle Predicadores. Ayuntamiento de Zaragoza

La calle Predicadores de Zaragoza ya está lista. Ahora es una calle accesible para pasear, con árboles, mucho más espacio para los peatones y de la que ha desaparecido el pavimento lleno de baches y los parches de asfalto. Éste es el resultado de la reforma que ha llevado a cabo el área de Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza en los últimos meses y que ha supuesto una inversión de algo más de 935.000 euros.

El alcalde Jorge Azcón y la consejera de Infraestructuras, Patricia Cavero han visitado hoy la calle, diseñada para poner en valor el carácter histórico de Predicadores, convertirla en un eje vertebrador del Casco y contribuir con ello a revitalizar su tejido comercial.

El adoquín parcheado con asfalto que generaba molestias y ruido ha sido sustituido por una plataforma única en la que se han señalizado itinerarios peatonales inclusivos a lo largo de todo su trazado. Además se ha ampliado el espacio peatonal en el acceso a los equipamientos públicos, tal y como demandaban los vecinos. La parte destinada a calzada, por contra, se ha estrechado y se ha creado un trazado ligeramente sinuoso porque ayuda a que los conductores tengan que reducir la velocidad de circulación.

Se han incorporado además una veintena de árboles de porte medio y diferentes tipos de arbustos y se han conservado las farolas de tipo alfonsino incorporando nuevos puntos de luz y tecnología led.

Junto a Predicadores también se ha reformado parte de la calle Mosen Pedro Dosset.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón pasea por la nueva calle Predicadores junto a algunos vecinos. Ayuntamiento de Zaragoza