Zaragoza incorpora 68 nuevos autobuses eléctricos tras modificar el contrato con Avanza

Autobús eléctrico de la línea 38 de Zaragoza. - AVANZA - Archivo

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado este miércoles, 16 de junio, una modificación contractual con la empresa Avanza, concesionaria del transporte urbano por autobús en la ciudad, para incorporar 68 nuevos autobuses eléctricos al servicio.

De ellos, 51 serán de 12 metros –tamaño estándar– y el resto, 17, serán articulados. Se incorporarán progresivamente al servicio a partir del último semestre del año próximo, ha informado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

De esta forma, se redobla la apuesta por ser una ciudad climáticamente neutra ya que todos los nuevos autobuses que se incorporen a partir de ahora a la flota del transporte urbano serán eléctricos. Actualmente, la ciudad dispone de cuatro buses de estas características y de 111 unidades híbridas. El resto, hasta 352, son diésel.

La consejera de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca, ha manifestado que ésta es la medida más importante que se ha tomado en materia de movilidad en los últimos diez años para que la ciudad «avance en un nuevo modelo sostenible».

Se trata «del más importante proyecto de España, solo precedido por Madrid, por su dimensión y por la velocidad de transformación de la flota», ha enfatizado.

A largo plazo, esta incorporación supondrá un ahorro económico ya que si bien los autobuses eléctricos tienen un precio inicial más alto que uno híbrido, su coste de operación es menor por su menor consumo de energía neta. Además, su mantenimiento es más sencillo. Son, asimismo, vehículos más cómodos y silenciosos.

El ayuntamiento ha remarcado que sustituir cada autobús diésel por otro eléctrico supone un ahorro de 1.700 toneladas de CO2 emitidas a lo largo de su vida útil. Se calcula que, cuando toda la flota esté sustituida por vehículos eléctricos, Zaragoza ahorrará más de 621.000 toneladas de emisiones de CO2.

El consistorio ha detallado que para llevar a cabo este cambio en la red de bus urbano va a ser necesario realizar «importantes trabajos previos» de adaptación en las cocheras municipales. En este sentido, el Ayuntamiento ya ha iniciado los trámites necesarios, a través de la concesionaria Avanza, para disponer de suficiente capacidad de carga conforme empiecen a incorporarse masivamente los nuevos buses eléctricos a la flota.

La adquisición de 37 autobuses convencionales eléctricos en el año 2021 y 14 convencionales y 17 articulados en el año 2022 supondrá un coste, que asumirá inicialmente el concesionario, de 46.002.000 euros.

El Ayuntamiento ha aclarado que tras la compra por parte de Avanza, el coste será abonado posteriormente por el consistorio en concepto de Ajustes por Inversión. Cada uno de ellos será abonado en un programa a diez años desde su compra.

EP