Zaragoza incorpora 70 kilómetros de ciclocarriles (el 6% de los desplazamientos ya se hacen en bici)

Zaragoza supera los 200 kilómetros de vías ciclables, con la incorporación de 70 nuevos. - EUROPA PRESS -

La movilidad ciclista y de otros vehículos de movilidad personal –patinetes eléctricos– continúa incrementando su presencia en Zaragoza. Al mayor número de desplazamientos registrados a lo largo del último año, relacionados seguramente con la crisis sanitaria y una mayor sensibilización medioambiental, se suma un importante incremento en la red de vías ciclables: ya se han señalizado más de 70 nuevos kilómetros de ciclocarriles en calzada y nuevas calles pacificadas que, además de pacificar el tráfico rodado, han conectado los más de 130 carriles bici existentes.

Según las estimaciones del Servicio de Movilidad Urbana, si en 2017 los desplazamientos en bicicleta suponían alrededor del 3% del total de los que se realizaban a diario en la ciudad, actualmente rondarían el 6%, lo que supone que se realizan más de 8.000 desplazamientos diarios en bicicleta y VMP.

La crisis sanitaria, la mayor sensibilización medioambiental, la irrupción de los nuevos patinetes eléctricos y la recuperación que muchas personas han hecho de sus bicicletas podrían ser algunos de los motivos que ha animado este incremento de usos, ha señalado el Consistorio en una nota de prensa.

También se está trabajando en los proyectos de nuevos tramos de carril bici. En concreto, están avanzados los de la prolongación de Gómez Laguna, entre el Canal y Vía Ibérica, y en Pablo Ruiz Picasso, desde Salvador Allende hasta la Avenida de José Atarés. Estoy supondrá en total unos 5,5 kilómetros nuevos.

El Consistorio también sigue trabajando en la incorporación de nuevas plazas de estacionamiento para bicis y VMP en calzada, ante la previsión de que, en un futuro próximo, la normativa pudiera prohibir dejar este tipo de vehículos en cualquier acera.

En la actualidad, ya hay unas 4.000 plazas disponibles en calzada, que se suman a las 15.000 ya existentes y normalizadas en otro tipo de espacios, como aceras amplias y con poco tráfico peatonal.

Además del servicio Bizi, Zaragoza contará próximamente con la incorporación de nuevos servicios de bicicletas compartidas. Está a punto de licitarse el contrato por el cual se incorporarán a nuestras calles hasta 2.500 bicicletas de este tipo, de las cuales un 20 por ciento serán eléctricas.

Una de las novedades más destacadas, a la vista de la experiencia de estos últimos años, será que las bicicletas deberán incorporar un anclaje físico para poderlas fijar al punto de estacionamiento. Así, no se podrán dejar las bicis en cualquier lugar, sino que deberán quedar atadas en un estacionamiento autorizado. En ningún caso podrán dejarse obstruyendo el tránsito peatonal, los accesos a servicios o inmuebles o junto a la fachada de edificios.