El Ayuntamiento de Zaragoza invertirá 2,8 millones de euros en renovar el terreno de juego de once campos municipales de fútbol, distribuidos por los distritos y barrios rurales.

Esta inversión se realizará mediante un contrato de renting que está ultimando su tramitación administrativa y que próximamente se aprobará por el Gobierno de la ciudad. A partir de ahí, se iniciará el proceso de licitación, con un presupuesto global de 2,841.678,05 euros.

Así lo ha explicado el alcalde Jorge Azcón, quien junto a la concejala delegada de Deportes, Cristina García, ha visitado uno de los equipamientos que se van a modernizar, el Campo Municipal de Fútbol La Azucarera. Les ha acompañado Jesús Mayoral, presidente del club gestor de esta instalación, el San Gregorio Arrabal CD.

En concreto, en este campo se va a sustituir el césped de fútbol 11 y también el de fútbol 7. Los otros nueve equipamientos que van a ser actualizados son los de Santa Isabel, Arrabal, Torrero, Ranillas, Actur-Pablo Iglesias, José Luis Violeta, Nueva Camisera, Gran Capitán de Montañana y Santa Engracia de Movera.

El objetivo es renovar el césped artificial de aquellas superficies que se encuentran desgastadas por haber superado su vida útil. Además, en Movera y Montañana se sustituirá el césped natural por artificial, dando respuesta a la demanda de los usuarios, ya que el mantenimiento resulta mucho más sencillo y económico, y multiplica las capacidades de uso, aumentando la práctica deportiva.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha comentado que tras años de «falta de inversión, ahora hay que correr». Ha subrayado que el fútbol no solo interesa en la elite sino que para que haya un Real Zaragoza «tiene que haber fútbol de base que se crea en los campos municipales, que hay que mimar«.

A su parecer, es una de las inversiones más importantes porque son 11 campos de fútbol con casi 3 millones de euros para renovar solo el césped artificial. Estas instalaciones se gestionan con una fórmula de renting que «ha dado buen resultado» porque cuando se acaba el plazo el campo está amortizado y hay que cambiarlo.

En este caso, el de La Azucarera, ha explicado que está dañado, produce lesiones y por la seguridad de los jugadores hay que renovar el césped que «será de última generación» en los 11 campos municipales.