Zaragoza prohibirá abrir locales de juego a menos de 300 metros de equipamientos infantiles y juveniles

Las salas de juego no podrán abrir en Zaragoza en el entorno de niños y jóvenes. Gmaps

El Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza modificará el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para prohibir la instalación de locales de juego y apuestas a menos de 300 metros de distancia de zonas verdes, equipamientos e instalaciones con afluencia infantil, adolescente o juvenil.

El consejero municipal del área, Víctor Serrano, llevará a la próxima Comisión de Urbanismo para su aprobación inicial la propuesta de modificación aislada número 181 del PGOU.

Dicha modificación contemplará, tal y como ha detallado, «no admitir la apertura de nuevos locales de juegos de azar y apuestas por dinero situados a menos de 300 metros de parques, jardines o áreas de estancia o de juegos infantiles o juveniles; de equipamientos públicos o privados de enseñanza de cualquier nivel, deportivos, culturales y de asistencia y bienestar social».

Esta misma distancia se aplicará a «las casas de juventud, ludotecas, centros municipales de tiempo libre, centros cívicos, centros de atención a menores y otras instalaciones similares de titularidad pública, o a centros de enseñanza reglada de titularidad pública o privada; y de otras instalaciones autorizadas de carácter educativo, deportivo, cultural o asistencial que frecuenten habitualmente niños y jóvenes».

RADIO DE 300 METROS

Para delimitar el ámbito, que no podrá invadir la planta de un nuevo local de juego o apuestas, se trazará un círculo de 300 metros de radio con centro en el de cada una de las puertas hacia vías de uso público que cuente la dotación sensible o, si dichas puertas no estuvieran construidas o proyectadas, en el centro de los linderos del inmueble con vías de uso público.

Si una dotación tuviera más de una puerta o fachada a espacios de uso público y por ello procediera trazar dos o más círculos, su ámbito de influencia sería el resultante de su superposición.

No obstante, esta medida no afectará a los locales de juego y apuestas debidamente autorizados antes de la aprobación inicial de la modificación 181 que se encuentren a menor distancia de la exigida se considerarán usos disconformes con el plan y quedarán en situación de usos tolerados restringidos.

El objetivo final supone mantener «la condición de lugares seguros para jóvenes y niños, en cuyas inmediaciones no se desarrollen actividades que puedan fomentar conductas adictivas con graves consecuencias psicológicas y sociales», ha explicado Víctor Serrano.

EP