La Delegación del Gobierno de Aragón ha comunicado que si las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) se cumplen, este martes, 19 de julio, la estación de Zaragoza-Aeropuerto batirá el récord histórico de días en los que las temperaturas superan los 40 grados Centígrados.

Este lunes, ya se igualó la marca de 2019, año en el que esta estación meteorológica registró siete días anuales con temperaturas por encima de los 40 grados.

El delegado territorial de AEMET en Aragón, Rafael Requena, ha señalado que están siendo días «especialmente cálidos y todos lo notamos». Desde el viernes, «estamos superando los 40 grados, sin tregua, y a estos cuatro días tenemos que sumar las tres jornadas de junio –los días 15, 17 y 18– en las que los termómetros también superaron esa temperatura».

Desde 1950, año en el que comienza la serie histórica en la estación de referencia de la capital aragonesa, solo en 22 años se ha alcanzado esa temperatura y en la mayoría de los casos fue en una única ocasión. Los años más calurosos hasta el momento eran 2019, con siete jornadas anuales por encima de los 40 grados, y 2012 con seis.

En el resto de la comunidad autónoma, las temperaturas máximas también son muy elevadas y en localidades como Quinto, Sariñena, La Almunia de Doña Godina y Torla se han superado estos días los 40 grados.

«Estamos ante un verano especialmente cálido, en el que se registran temperaturas muy elevadas durante el día y en el que muchas noches son tropicales, por encima de los 20 grados», además de que la previsión más cercana «no indica un cambio de tendencia, si bien se espera que miércoles y jueves no alcancemos esas cifras, el próximo fin de semana será, de nuevo, muy caluroso», ha constatado Requena.

43 GRADOS

La temperatura más alta registrada estos días en la estación de Zaragoza-Aeropuerto ha sido de 41,9 grados Centígrados, que se alcanzó el pasado domingo. Ese mismo día, la estación de Zaragoza-Valdespartera llegó a los 43 grados.

No obstante, el delegado territorial de la AEMET en Aragón ha aclarado que esta última cuenta solo con 12 años de existencia, «una serie demasiado corta por lo que no es referente climatológico de comparación con la serie actual 1981-2010, ni lo será tampoco con la siguiente 1991-2020, pero es significativo que lleve ya 12 días este año con temperaturas máximas por encima de 40 grados».

La máxima histórica del aeropuerto se registró el 7 de julio de 2015, con 44,5 grados, «valor al que podría acercarse el próximo fin de semana», ha agregado Requena.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía: «Estamos viviendo jornadas de calor sofocante, tanto de día, como de noche, que pueden provocar importantes problemas de salud, sobre todo en la de los más vulnerables, por lo que pido extremar la precaución y seguir las recomendaciones que nos trasladan los expertos».

También ha reclamado «especial cuidado» para evitar incendios forestales, «ya que estamos, como sabemos, en riesgo alto» y «toda prevención en estos calurosos días es poca para combatir los efectos adversos de las altas temperaturas».

PREVENCIÓN

Desde el Ministerio de Sanidad han manifestado que la mejor defensa es la prevención, a través del decálogo ‘Disfruta este verano con salud’, en el que se recomienda beber agua y líquidos con frecuencia, aunque no se sienta sed y con independencia de la actividad física que se realice y evitar las bebidas con cafeína, alcohol o muy azucaradas, ya que pueden favorecer la deshidratación.

Además, indica que aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, hay que prestar especial atención a bebes y niños pequeños, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación, como las patologías cardiacas.

Se ha de permanezca el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse cada vez que se necesite; reducir la actividad física y evitar realizar deportes al aire libre en las horas más calurosas –de 12.00 a 17.00 horas–; usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar; y no dejar nunca ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado, especialmente a niños, ancianos o enfermos crónicos.

Además, se ha de consultar al médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas; mantener las medicinas en un lugar fresco ya que el calor puede alterar su composición y sus efectos; y hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor –ensaladas, frutas, verduras, zumos–.