Zaragoza rebaja la alerta a nivel naranja y abre los parques, salvo Palomar y Cabezo Buenavista

Zaragoza rebaja la alerta por temporal a nivel naranja y abre los parques, salvo Palomar y Cabezo Buenavista. - EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Zaragoza ha rebajado este domingo, 10 de enero, a nivel naranja la alerta del Plan de Emergencia Municipal de Protección Civil por olas de frío y nevadas. Esto supone la apertura de los parques, con la excepción del de Castillo Palomar y el Cabezo de Buenavista, donde sigue existiendo riesgo derivado de la inestabilidad del arbolado, especialmente pinos.

Los responsables municipales han analizado la exhaustiva información aportada por los equipos de las contratas de Parques y Jardines, y de la Unidad Verde, que desde primera hora del día se han desplegado por todas las zonas verdes de la ciudad para revisar el arbolado, retirar ramas caídas y colgantes, arreglar todo tipo de desperfectos, y evaluar los riesgos en estas infraestructuras, además de continuar con la retirada de nieve y hielo.

En este sentido, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha señalado que no se espera que ocurran más roturas de ramas en el arbolado de la ciudad porque las copas están «muy despejadas». Sin embargo, ha pedido prudencia y precaución a los zaragozanos porque el temporal «no ha acabado» y la formación de placas de hielo puede provocar «problemas importantes».

Los accesos por rampa y escaleras permanecerán cerrados en todas las zonas verdes de la ciudad, debido a las placas de hielo. También se ha balizado el perímetro de aquellos ‘bosquetes’ o conjuntos de árboles en los que se ha detectado riesgo. El Ayuntamiento ha insistido en la advertencia de evitar las zonas de pinos, que son las que presentan mayor riesgo, y las rampas y escaleras.

Azcón: «La ciudad ha funcionado»

El edil ha considerado que durante este fin de semana, que se ha dado la nevada «más importante que se recuerda en décadas», la ciudad «ha funcionado», a pesar de algunas incidencias.

El transporte público está funcionando «con normalidad», el acceso a los hospitales se mantiene sin ningún problema y eso, en gran parte, se debe al amplio dispositivo que se ha montado desde el Ayuntamiento de Zaragoza.

Azcón ha resaltado que durante este fin de semana han trabajado más de 800 personas y solo en la noche del sábado se han limpiado 1.200 viales y se ha esparcido más de 50 toneladas de sal por toda la ciudad.

El peligro está en las placas de hielo

La prioridad, ha dicho, es que este lunes, 11 de noviembre, los centros de salud sigan funcionando, y que las aceras puedan estar limpias de nieve y con la cantidad de sal suficiente para evitar la formación de placas de hielo.

No obstante, el alcalde de Zaragoza ha insistido en que la ciudadanía tiene que continuar siendo «extraordinariamente prudente» y ha pedido a los zaragozanos que sigan «actuando como hasta ahora, con responsabilidad».

«La verdad es que aquí en Zaragoza hemos visto muy pocas imágenes incívicas y creo que también es digno de agradecimiento. Lo que toca es seguir estando alerta», ha apostillado, al tiempo que ha recordado que «es mejor» que este domingo los ciudadanos no utilicen sus vehículos privados, a no ser que una situación de extrema gravedad.

Todavía queda nieve en las aceras y pueden producirse resbalones con daños personales «importantes», así que desde los servicios municipales se va a realizar un «esfuerzo especial» en continuar con la limpieza de las aceras.