El Ayuntamiento destina 2,5 millones para rehabilitar 160 viviendas sociales en la calle Emmeline de Pankhurst, 26-46.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha destinado 2,5 millones de euros para rehabilitar 160 viviendas sociales propiedad de Zaragoza-Vivienda que se localizan en la calle Emmeline de Pankhurst, 26-46, en el Actur, distrito en el que en breve también se acometerá la mejora de otras 120 viviendas sociales.

Dedicar 2,4 millones a 160 viviendas públicas es una actuación que «no tiene parangón en Zaragoza porque nunca ha habido un proyecto tan ambicioso, que no se queda aquí porque pronto se acometerá la rehabilitación de otras 120 viviendas», ha subrayado el alcalde, Jorge Azcón durante su visita a las obras, junto a la concejal delegada de Vivienda, Carolina Andreu, y el gerente de la sociedad municipal Zaragoza-Vivienda.

A estas mejoras de aislamientos de viviendas públicas se suma el haber eliminado el IPC en los contratos de alquiler, que hubiera supuesto un aumento de más del 10 por ciento si hubieran estado referenciados a este índice. En su lugar se aplicará un 0,80 por ciento, menos de un 1 por ciento, ha subrayado el alcalde.

Además, a lo largo de estos tres años de mandato se han concedido más de 21 millones de euros en ayudas a la rehabilitación que han favorecido a más de 5.400 viviendas con la colaboración público-privada.

Azcón ha incidido en que se trata de cifras «récord» en las ayudas municipales que han superado con creces las convocatorias de gobiernos anteriores. Estas ayudas han supuesto una inversión total de 45 millones de euros, la creación de 820 puestos de trabajo y la reducción de la emisión de 1.870 toneladas de CO2 en la ciudad.

Por su parte, Carolina Andreu ha comentado que el programa ALZA, de captación de viviendas de particulares para dedicarlas al alquiler, ha logrado reunir 77 viviendas para familias que ya disfrutan de un «alquiler asequible» y se han incorporado a la bolsa de unas 2.500 viviendas de alquiler social que gestiona Zaragoza-Vivienda.

Ha explicado que ALZA «da seguridad a los propietarios» porque Zaragoza-Vivienda «garantiza» el cobro del alquiler, recuperarán la vivienda en las mismas condiciones en las que la entregaron y el inquilino dispone de un alquiler un «20 por ciento por debajo del precio del mercado».

Ha añadido que a estas 77 viviendas próximamente se sumarán las más de 100 pendientes de obras o de firma de contrato y al final del mandato se llegará a las 200 viviendas que aportarán «seguridad para los propietarios y un alquiler asequible para los inquilinos».

Renovar los aislamientos térmicos

Los trabajos de las viviendas de la calle Emmeline de Pankhurst, 26-46, se centran en la mejora de envolventes de los edificios, es decir, en renovar y aumentar los aislamientos térmicos del exterior y de los forjados de separación con la cubierta. También se sustituyen las carpinterías por otras de mejores prestaciones acústicas y térmicas.

Estos trabajos de rehabilitación, impulsados por Zaragoza-Vivienda, permitirán reducir las emisiones de CO2 del edificio en un 69 por ciento –pasando de tener un indicador global del edificio E a obtener un C–, la demanda de la calefacción se reducirá un 85 por ciento –del indicador E se pasará a C–, y el consumo de energía primaria no renovable se reducirá un 64 por ciento –pasando de E a B–.

Cuenta con un presupuesto de adjudicación de más de 2,2 millones de euros y el proyecto va a recibir casi 750.000 euros de ayuda, ya que Zaragoza Vivienda ha presentado el proyecto a la convocatoria del Programa para actuaciones de rehabilitación energética en edificios existentes –programa PREE– convocado por el Gobierno de Aragón.

Se calcula que se han creado 40 empleos gracias a esta inversión.
Además, el Ayuntamiento de Zaragoza está trabajando en la segunda fase de la rehabilitación de su parque de vivienda. El proyecto se centra en los edificios de 120 viviendas, también en la calle Emmeline de Pankhurst en los que se procederá a mejorar la envolvente térmica. La inversión, que se licitará próximamente, contará de nuevo con la ayuda del programa PREE por valor de 255.000 euros.

En estas mismas viviendas, en paralelo, se desarrollan acciones de monitorización por parte de la Universidad de Zaragoza, que cuentan con la colaboración de los residentes y permitirán comprobar las mejoras energéticas que aportan las actuaciones de rehabilitación comparando la situación antes y después de la mejora rehabilitadora.

El Ayuntamiento de Zaragoza, por medio de sociedad municipal Zaragoza-Vivienda, ha solicitado 92,8 millones de euros a la Unión Europea para financiar la rehabilitación de 3.542 viviendas en las que viven 7.297 vecinos. En la primera fase de la convocatoria ha logrado captar 6,5 millones.

Los proyectos, impulsados por Zaragoza-Vivienda, se plantean en tres fases en un «Entorno Residenciales de Rehabilitación Programada discontinuo» formado por cuatro zonas: Vizconde Escoriaza y Andrea Casamayor, en Las Fuentes; Balsas de Ebro Viejo, en El Arrabal; Alférez Rojas, en Delicias; y Aloy Sala, en Casco Histórico.