Zaragoza saca a sus voluntarios para vigilar los parques ante la ola de calor que llega (38 grados)

El Ayuntamiento despliega a los voluntarios de Protección Civil ante las altas temperaturas previstas en Zaragoza para este fin de semana. - Jesús Hellín - Europa Press

El Ayuntamiento de Zaragoza desplegará a los voluntarios de Protección Civil en los parques de la ciudad para recomendar a los vecinos las medidas de precaución ante las altas temperaturas que se esperan este fin de semana y que en la capital aragonesa alcanzarán los 38 grados, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El Servicio de Prevención y Extinción de Incendios activará a los voluntarios aunque la previsión meteorológica no obliga a poner en marcha el Plan de Emergencia Municipal de Protección Civil por olas de calor al no estar previsto superar los 40 grados.

No obstante, los voluntarios de protección civil sí vigilarán desde este sábado las zonas verdes para recomendar a la ciudadanía los cuidados personales que deben adoptar para evitar golpes de calor, ha señalado el Consistorio en una nota de prensa.

Precisamente este sábado, 10 de julio, los 20 nuevos voluntarios que se incorporan a la agrupación recibirán de manos del concejal delegado de Bomberos, Alfonso Mendoza, los diplomas acreditativos que les permitirán comenzar a colaborar con la ciudad desde este mismo fin de semana.

El Ayuntamiento ha recordado a la ciudadanía que extremen las medidas de precaución para evitar problemas de salud ante las altas temperaturas. Aunque todas las personas pueden sufrir trastornos ante el exceso del calor, las personas mayores de 65 años, los menores de cinco años, especialmente los bebés, y aquellas que realicen una actividad que requiera mucho esfuerzo físico presentan un mayor riesgo y, por tanto, deben estar especialmente protegidas.

Por ello, se recomiendan las siguientes medidas de precaución: beber agua sin esperar a tener sed; evitar la ingesta de todo tipo de bebidas alcohólicas; si se está tomando de forma crónica alguna medicación, consultar con el médico; evitar las comidas calientes o pesadas; usar ropa ligera, no apretada, de colores claros y preferentemente de algodón, evitando la ropa sintética; utilizar sombrero o gorra para protegerse del sol; usar protección para los rayos solares –aplicar la crema protector con Factor de Protección mayor del 15 media hora antes de exponerse al sol y repetir la operación a menudo–.

Además, en cuanto a consejos para mantener los hogares con temperaturas lo más agradable posibles se sugiere que durante el día, se mantengan las ventanas y persianas cerradas para proteger la vivienda del calor; aprovechar para ventilar la casa por la noche, cuando las temperaturas han descendido; el uso de ventiladores puede aliviar hasta cierto punto los efectos del calor, aunque no implican un descenso de la temperatura –para ello, es necesario hacer uso de aparatos de refrigeración–.

Durante la realización de las actividades cotidianas, no se recomienda hacer tareas que exijan esfuerzo físico importante cuando está haciendo mucho calor; en caso de practicar deportes de montaña, planear la actividad en la mañana o en el atardecer cuando las temperaturas no son tan altas, y es importante no dejar a niños, ancianos o animales en coches con las ventanas cerradas.

El exceso de calor puede deberse a una exposición muy intensa y corta o a una mantenida en el tiempo. Los primeros indicios son calambres, irritación de la piel o quemaduras, agotamiento o temperatura elevada. En esos casos, se recomienda buscar refugio en la sombra o en un lugar con aire acondicionado; tomar una bebida no alcohólica fresca, descansar, tomar un baño o una ducha con agua fresca y ponerse ropa ligera.

Si aparecen síntomas más graves, como dolor de cabeza, vómitos o pérdida de consciencia, se debe acudir al médico rápidamente, a través del servicio de Urgencias o los teléfonos 061 o 112.