El río Ebro a su paso por Zaragoza - EP

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado una moción de Podemos, a la que se ha sumado una enmienda de VOX, en la que se insta al Gobierno de la ciudad a la realización de los estudios sanitarios de la calidad del agua, de protección civil, de accesibilidad y de los costes de adecuación de las riberas para decidir, en función de sus resultados, la posibilidad y oportunidad de crear playas fluviales y zonas de baño en el río Ebro.

El portavoz del grupo municipal de Podemos, Fernando Rivarés, ha explicado que su propuesta de playas es que serían acceso libre y como atractivo turístico porque, además, es la única alternativa vacacional a muchas familias junto a las piscinas, que, muchas veces, están saturadas. Ha preferido dejar al consenso el número y ubicación de las playas, si bien ha defendido una cantidad de seis.

Lo importante, ha subrayado Rivarés, es recuperar espacios públicos como en las riberas cuando la Expo 2008 y que sean de acceso libre para la población. Las mediciones de calidad del agua que hace la CHE revelan que son viables por salubridad para el baño, ha apostillado.

El portavoz del grupo municipal de VOX, Julio Calvo, ha considerado que primero hay que tener estudios pertinentes de calidad de agua y de bomberos, de los costes de adecuación de la riberas para ver si es procedente acometer la creación de las playas fluviales. En caso positivo el Ayuntamiento se podría plantear abrir las playas del Ebro y hacerlas accesibles.

El portavoz del grupo municipal de ZeC, Pedro Santisteve, ha dicho que es una idea loable y positiva, pero imposible de llevar a cabo por seguridad de los bañistas. «Si a las playas fluviales cuando sean viables porque hay mucho macrófitos (algas)».

La portavoz del Gobierno de Zaragoza, María Navarro, ha comentado que ya están las playas de la Expo y hay que ser prudentes porque el Ebro tiene corrientes. Hay 22 piscinas municipales para 31.313 usuarios en todos los barrios y distritos con un coste anual de 8 millones de euros.

Hay capacidad para todos los usuarios y no existe saturación, ha subrayado. Ha ofrecido datos como que Madrid tiene 10 piscinas municipales, Sevilla, 4 piscinas públicas y Barcelona 14. El coste medio es de 10,24 euros en Barcelona y en Zaragoza 5,5 euros. Ha anunciado la abstención porque la moción tiene buena fe, pero en el Ebro ha habido muchas desgracias y depende de la CHE, además de que hay equipamientos públicos suficientes.

La concejal del PSOE, Ana Becerril, ha estimado que se pueden habilitar zonas acotadas con seguridad y la gestión pasaría a ser del Ayuntamiento, pero se necesita voluntad política. Ha expuesto el ejemplo de Valladolid donde se han creado playas en el Pisuerga.